sábado, 28 de enero de 2012

Como y cuando podar el Manzano

En estos meses de Enero y febrero se puede realizar la poda de los manzanos.


Este consejo es para la zona centro, pero se puede seguir también el criterio de esperar a que todas las hojas del árbol se caigan para iniciar la poda.


Es conveniente consultar la previsión del tiempo en la tele o en la web. Es mejor podar cuando no hay heladas y cuando no va a llover.




En las imágenes superiores podéis observar las yemas terminales que hay en las puntas de las ramitas. Es muy importante fijaros donde están y como son para planificar la poda del manzano. En estas será donde  saldrán en primavera las flores, que unas vez fecundadas por las abejas darán lugar a los frutos de las futuras manzanas.


Teniendo en cuenta esto hay que ir podando el árbol para darle la forma que queremos, pero con cuidado de dejar las máximas yemas posibles para poder tener una buena producción de fruta.


La forma que le demos al árbol tiene que ser equilibrada, no muy alta para poder trabajar a gusto y sin riesgo y procurando evitar un exceso de ramas para facilitar la aireación. Si el árbol está abarrotado de ramas y hojas vivirá mucho tiempo en penumbra y esto facilitará las enfermedades por hongos.


Hay que evitar en la medida de lo posible que las ramas se crucen unas con otras, ya que se afea mucho la estética de la planta.




En las dos fotos de arriba podéis ver más o menos como hay que hacer los cortes en las ramas. He señalado con unas flechas los cortes que se ven más claramente. Hay que utilizar unas tijeras de podar bien afiladas para dañar lo menos posible al árbol. Los cortes tienen que ser limpios para evitar que penetren enfermedades dentro del tronco.


Si os fijáis en las yemas donde están dibujadas las flechas, veréis que el corte esta hecho justo por encima de una futura yema y buscando una inclinación para permitir que el agua de lluvia o del rocío resbale por la madera. Si el corte lo hacemos muy horizontal el agua se acumulará en él y tarde o temprano la humedad provocará hongos en la planta. Si el corte lo hacemos muy separado de la futura yema la madera se secará provocando también enfermedades y si lo hacemos demasiado cerca la yema de morirá.


Siempre hay que elegir para dar el corte una yema que su futuro crecimiento se dirija hacia el exterior del árbol, nunca hacia arriba o hacia el interior. De esta forma  mejorará enormemente su estética.



En esta última imagen podéis ver el resultado final de la poda. He buscado dar una forma al árbol como de escoba invertida . Así en verano se consigue una buena sombra. La altura será como mucho de tres metros. De esta forma conseguiremos alcanzar la fruta fácilmente con una escalera pequeña. Así también lograremos pasar por debajo con comodidad.


Siempre es agradable sentarse a la sombra y disfrutar del olor que desprende.